Las instalaciones de HP utilizan sustancias que agotan la capa de ozono (ODS por sus siglas en inglés) en los sistemas de refrigeración y aire acondicionado. Aunque estos sistemas están sellados, las fugas durante las operaciones y el mantenimiento pueden provocar emisiones. Seguimos reemplazando los clorofluorocarbonos (CFC) por hidrofluorocarbonos (HFC) en nuestros sistemas actuales. Los HFC son gases de efecto invernadero, pero no agotan la capa de ozono. También vamos a sustituir los sistemas de refrigeración basados en HFC por sus equivalentes sin HFC cuando lleguen al final de su vida útil. Estos equivalentes sin HFC no agotan la capa de ozono y provocan un calentamiento global muy bajo o nulo. HP eliminó el uso de ODS de clase 1 en todas las operaciones de fabricación en 1993.


En 2016 calculamos las emisiones de sustancias que agotan la capa de ozono mediante el seguimiento de los centros que han comunicado la sustitución de refrigerante debido a una fuga y aplicamos un factor de intensidad (basado en las cantidades reales) para los centros que no informaron. En 2017, HP pasó a un sistema que rastrea todas las órdenes de trabajo de refrigerante en toda la empresa, contabilizando directamente las fugas y el uso de refrigerante de las instalaciones y eliminando la necesidad de extrapolar los datos. Usamos diferentes herramientas y fuentes para los valores del posible calentamiento global y de agotamiento del ozono, incluida la herramienta de emisiones de gases de efecto invernadero de refrigeración y aire acondicionado del Protocolo de gases de efecto invernadero, Segundo Informe de la Evaluación del IPCC (1995).


Puede encontrar los datos estimados de las emisiones en la sección de la huella del Informe de impacto sostenible de HP en www.hp.com/go/report